Nuevas demandas contra Volkswagen por emisiones

Contenido

CIUDAD DE MÉXICO (EFE) – Volkswagen y sus filiales Audi AG y Porsche AG se hicieron acreedoras a nuevas demandas civiles en Estados Unidos por su responsabilidad en el fraude en su sistema de contaminantes.

Los fiscales Eric T. Schneiderman y Maura Healey, de Nueva York y Massachusetts, respectivamente, consideraron que el acuerdo alcanzado en junio pasado con la compañía en Estados Unidos –valorado en cerca de 10,300 millones de dólares (mdd) –no cubre la responsabilidad civil en un caso que ha afectado a miles de consumidores.

Ambos, consideraron que el esquema de fraude fue “atroz” y “generalizado”, además de que se orquestó desde altas instancias de la compañía, incluido su exdirector general Martin Winterkorn.

Recomendamos: El expresidente de Volkswagen está bajo la lupa por manipulación del mercado

De acuerdo con los fiscales, tan sólo en Nueva York y en Massachusetts fueron vendidas alrededor de 40,000 unidades alteradas. En Estados Unidos se estima que son unos 500,000 vehículos.

Según escribe Healey en su demanda, además de causar un daño ambiental, las compañías trazaron un encubrimiento masivo para engañar a los reguladores.

“Volkswagen, Audi y Porsche defraudaron a miles de consumidores de Massachusetts, contaminaron el aire, hicieron daño a nuestro medioambiente y, para empeorar las cosas, trazan un encubrimiento masivo para engañar a los reguladores ambientales”, dice el documento.

“Con la acción de hoy, queremos dejar claro a todos los fabricantes de automóviles que violar las leyes diseñadas para proteger nuestro medioambiente y nuestra salud pública es inaceptable y será castigado con penas significativas”, añadió.

Por otro lado, Schneiderman pidió que las sanciones impuestas a las empresas sean superiores a la cantidad que se tiene que pagar por la restitución a los consumidores.

“Dejar en claro qué sanciones sustanciales deben ser impuestas a las empresas de Volkswagen, por encima y más allá de la cantidad que tienen que pagar de restitución a los consumidores estadounidenses y reparar el daño ambiental que han causado”, consideró.

Asimismo, acusó a la empresa de actuar bajo una cultura arrogancia corporativa arraigada.

El grupo, con 12 marcas, que fabrica cerca de 300 modelos, admitió en septiembre pasado que los motores diesel de 11 millones de vehículos en todo el mundo, estaban equipados por un software que podía alterar los resultados de los controles de polución.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar...