Netflix emite deuda para financiar contenidos

Contenido

Netflix le da las últimas puntadas a su plan de recaudar u$s 1600 millones para financiar su inversión en películas originales y programas de televisión. Será la mayor venta de obligaciones negociables de la compañía.

La operación, tras informar un crecimiento de suscriptores superior a lo esperado en el tercer trimestre, ayudará a financiar el creciente presupuesto de entre u$s 7000 y 8000 millones para contenido original del año próximo en un momento en que el servicio de streaming de entretenimiento detrás de series como Stranger Things y House of Cards amplía su oferta de películas y TV.

Se espera que los bancos que promocionan la oferta fijen el precio de los nuevos bonos a 10,5 años, con vencimiento en 2028 y rendimiento de entre 4,75% y 5%, según dos administradores de carteras que siguen la venta. En esos niveles, la operación tendría un valor que mayormente está en línea con su actual deuda nominada en dólares que vence en 2016, que se negoció el lunes a un rendimiento de 4,4%.

“El momento es perfecto”, dijo Rahim Shad, un analista de Ivesco. “Vienen de números muy buenos. El mercado está completamente abierto. Es una gran operación para la compañía y para los inversores en acciones si pueden aprovechar el mercado de bonos en estos niveles, pero como acreedor uno siempre piensa en el riesgo subyacente”.

La operación aterriza en un mercado que varios inversores describen como efervescente, dado que los principales índices de acciones marcan nuevos récords y las primas de riesgo sobre la deuda de baja calidad se acerca a niveles raras veces vistos desde la crisis financiera.

 “Hace un tiempo que estamos preocupados por las valuaciones”, agregó Shad.

En Estados Unidos las compañías recaudaron a un ritmo récord más de u$s 1,4 billones en lo que va del año, según Dealogic. Pero esa cifra estimulante esconde la mediocre emisión nueva en el mercado de bonos basura, donde las empresas se hicieron de u$s 215.000 millones en 2017, la segunda cifra más baja desde 2011.

Si bien la acción de Netflix subió más de 50% este año, su calificación B1 de Moodys y B-plus de S&P Global, la ubica de lleno en el territorio de basura. Neil Begley, analista de Moodys, advirtió que las mediciones del endeudamiento de Netflix seguirán subiendo este año antes de caer a fines de 2018. Begley dijo que esperaba que el crecimiento de ganancias supere el ritmo de los crecientes niveles de deuda el año próximo porque Netflix empieza a sacar provecho de su expansión fuera de EE.UU.

Netflix debe invertir en contenido nuevo para mantener leales a sus clientes, pero a los costos hay que hacerle frente antes de transmitirlo y se amortiza normalmente en entre seis meses y cinco años.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Te puede interesar...