Marketinkteraction: Los cuentos de hadas también comunican

Contenido

Hace unos días, el mundo madrugó para ver a un hijo de la inolvidable Diana Spencer contraer nupcias con una plebeya.  Amantes o no de la monarquía, pudimos constatar que la Familia Real Británica sigue siendo una fuerte institución, generando un frenesí globalizado que mostró el deseo de la mayoría por vivir ese cuento de hadas en un evento con una ejecución impecable.

Las estimaciones sitúan a una audiencia televisiva mundial superior a los tres mil millones de espectadores, los cuales volvieron a pegarse a sus pantallas de televisión en lugar de sus smartphones.  Un evento magnífico hecho cobertura en vivo y coreografiado a la milésima de   segundo, maestría que la Casa de Windsor posee.

Algunos puntos que aprendimos de los “Royales” a nivel de comunicaciones y reputación son:

La planificación es la clave del éxito. La Boda Real no dejo nada a la improvisación.  Desde la logística del transporte, los protocolos de actuación, evaluación de riesgos para la seguridad, hasta los pequeños detalles, requirió una organización meticulosa.

El mensaje, los canales para transmitirlos, los formatos (tanto TV como fotografías), las imágenes y puntos de acción para la toma de las mismas, fueron controlados para reforzar el valor de su marca, demostrando que lo visual vale más que mil palabras.  La “Boda del Siglo” fue el lema que generó la suficiente expectativa para captar la atención, logrando una cobertura excesiva por días.

La Abadía de Westminster dispuso de todos los recursos audiovisuales para facilitar el trabajo a los medios durante la íntima ceremonia, a lo largo del recorrido por las calles y demás actividades.  El Media Training y ensayo previo a la participación fue esencial.  El dominio y control celoso de la información mostró detener los rumores y especulación, muy a pesar de las fugas que pudieron darse.

La Casa real abrazo las redes sociales, un cambio generacional para conectar con los seguidores y adaptarse a los tiempos, incorporando el uso de todas las  plataformas, en adición a la página web www.royal.uk para proveer información detallada al minuto. Un storytelling magistral que conectó desde el inicio de manera emocional a la audiencia, reforzando el dicho que los hechos, las historias de hadas y las emociones se venden.  La Casa Windsor hizo uso de las leyendas, rumores para construir momentum y hacer del evento uno memorable.

Harry puede ser el séptimo en la línea de sucesión, pero con la Boda Real se reforzó lo extraordinario de la maquinaria de comunicaciones del Palacio de Buckingham, afirmando que ninguna otra monarquía actualmente posee con éxito una reputación y marca mundial tan poderosa como la Familia Real Británica.

Autor:  Lara Guerrero 

 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Te puede interesar...