Para ser competitivos debemos invertir en capacitación técnica

Contenido

La capacitación técnica junto con la colaboración, la innovación y la ambición son factores determinantes para impulsar la competitividad y la política de desarrollo industrial. Así lo considera el viceconsejero de Formación Profesional del País Vasco, Jorge Arévalo.

El profesor de formación técnica explica que las empresas con desarrollo tecnológico pueden trascender a nivel internacional cuando sus colaboradores tienen la formación y reciben capacitación de calidad. “Esta situación supone que tenemos que trabajar con tres temas fundamentales: la formación, innovación y la ambición”, sostiene Arévalo.

En un almuerzo organizado por el Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (Infotep), el experto expresó que las personas necesitan mejor preparación y dejar a un lado las competencias que se han practicado en el pasado. Por otro lado, entiende que para que las empresas sean más competitivas deben desarrollar mecanismos diferentes.

Arévalo expresó que las empresas, independientemente de su nivel de producción, sino mantienen a sus trabajadores formados y no trabajan con innovación para mejorar su rendimiento, tendrán problemas para conseguir la competitividad que desean.

Con respecto a la innovación, explica que, “tenemos que trabajar con tecnologías que ayuden a que los procesos sean competitivos, y esto se logra uniendo elementos fundamentales como conocimiento, nuevos sistemas y cooperación”.

De igual forma, señaló la importancia de la cooperación entre los centros de formación profesionales y las universidades para que participen con las empresas y juntos creen valores locales. El profesor destacó que el crecimiento de la formación técnica se refuerza en la equidad.

El vice consejero explicó que el País Vasco es uno de los que tiene mayor equidad en los centro de formación técnico profesional, lo que a su juicio se relacionan con más de 10 mil empresas tanto en la formación técnico como en la dual, donde al finalizar más del 90% tiene un empleo seguro.

A su entender, la preparación y el conocimiento serán las fuentes más importantes para competir. “Para 2020, el 90% de las ofertas de empleos en el País Vasco requerirán de una alta cualificación, es decir, más técnicos y profesionales”, resaltó.

En su ponencia, Arévalo ponderó que la tendencia actual de automatización y el intercambio de datos dentro de las tecnologías de manufacturas abre posibilidades para fabricar y vender en cualquier punto del mundo.

Arévalo señaló que un país sin empresas es una nación muerta y señaló que la ponderación más elevada en el producto interno bruto (PIB) de su país lo tiene la industria, con un 23.5%, y una renta per cápita superior a los 30,000 euros.

“Somos la quinta nación europea con más títulos superiores y uno de los que tienen mejor productividad, con un nivel bajo de abandono educativo (un 7.2%). En el 1995 teníamos un 24.5% de desempleo y en 2005 esta situación había descendido a 5.5%, mientras que en 2009 estábamos por debajo del 5%”, agregó.

De igual forma, explicó que debido a la crisis que afectó a España en 2014 el desempleo si situó en 17%, mientras que en 2017 se ubicó en 11.2%. Con relación al trabajo que se realiza desde el Infotep, Arévalo considera que es el más adecuado para afrontar el futuro de la competitividad empresarial y llegar a la meta de mejorar el sector productivo del país.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Te puede interesar...